Sunday, September 26, 2004

Guadalquivir

Río negro
ojo de gitana negro
con puentes y fuertes
moros y cristianos.

Me llevo una piedra
para tí
o para quien sea
necesito recordar sus aguas
esas:
quietas
donde ella y yo bebimos vino
y tratamos de decidir
si éramos del agua o de la tierra.

Talvez si nos hubiéramos lanzado al río
y nos hubiéramos entregado a su cauce
entenderíamos
lo que sienten ellos
cuando hacen su música
(para nosotros extraña)
lo que siente esa morena
cuando golpea el suelo
así
con sus zapatos verdes
lo que siente aquel
cuando canta
y no se sabe si llora
si le duele
o si alivia su pecho.

Probablemente sólo así lo entenderíamos
mientras tanto
yo me llevo una piedra
para recordar este río
negro
quieto
gitano.


3 Comments:

Blogger Jorge Pedro said...

voces de muerte sonaron cerca del guadalquivir...

9:09 AM  
Blogger Jesús González said...

Thom Yorke tiene razón, el amor es tan pantanoso como movedizo, muere tanto que vive, o fallece tantas veces que al final se levanta como un zombi y continúa hambriento, y devora su propia mano y sus pies y sus ojos descompuestos. El amor es eso y también dos cuerpos embalsamados y atados que se pierden en la corriente, que se entregan al mar.

"Our bodies floating down the muddy river"
Like Spinning Plates
Radiohead

Sigue,
U,
sigue

10:39 AM  
Anonymous Anonymous said...

se ha escapado de mis manos saltó un poco con ritmo o no sé yo con qué pero hizo sonido al caer ahí donde no debería hacerlo, donde la alfombra se come el ruido, (quizas sea por eso, que no fue ruido) fue más como una pandereta. En el momento no quize recogerla, sólo quede mirandola sentada, esperando. Luego al pisarla descalzo y cada vez en cuando, me lastima dulce y me suena a rio y me huele a tu aroma y volteo y te veo y entonces bailo, por que tu haces lo mismo y es por tu sonrisa, que suena al agua del rio y por miedo a que se agote bailo desenfrenado.

6:35 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home