Tuesday, July 03, 2007

Casi cuento(s)

1
Vivía como quien carga un huevo, con eterno miedo a romperlo, cautelosa siempre, previniendo a toda costa las caídas. Aunque había estudiado Administración y no Ingeniería, pudo haber ganado uno de esos concursos en los que se inventa una coraza protectora para que aún lanzando el huevo desde lo alto, al caer no se rompa.

Él vivía de romperse, era la víctima predilecta de Cupido. Una vez se enamoró de la flor de un sahuaro que murió seis días después de haber nacido y se deprimió el resto de la primavera.

Se conocieron. Ella se acorazó y él se rompió.

Fue tan ridícula la escena que ambos estallaron en carcajadas, ella se deshizo del maldito huevo y él mató a Cupido.

2
Era de los que se perdían sin moverse, las ventanas eran su acabose. Pasaba horas atravensándolas. Desnudando paredes, rascacielos, gente.

Durante el trayecto Sonora-Dr. Galvez, construía y destruía amistades y amoríos con personas de todo tipo. Sin embargo, cuando alguno de ellos le hacía conversación, se tornaba monosilábico.

1 Comments:

Anonymous terna, sis said...

Yo soy de las que se pierden sin moverse, de vez en cuando monosilábica.
Siempre escondida y encontrada.

Gracias por los palabras pero deja de escribir de mi! tqm sis

12:17 PM  

Post a Comment

<< Home